Noticias

Damnificados de San Vicente de Chucurí cumplieron tres años esperando una vivienda

ARCHIVO/VANGUARDIA LIBERAL

Como Osorio hay más de 120 familias damnificadas por el desastre natural que dejó Las Cruces, y a ellos se suman las víctimas del invierno de 2010, quienes han puesto su ilusión en las ayudas gubernamentales para obtener una vivienda digna.

Desde el momento de la tragedia y posterior a la visita del Presidente Santos, los gobiernos locales junto con los damnificados adelantaron gestiones ante el Ministerio de Defensa para la donación del lote en el que se construirían las viviendas, y después de tanto insistir y de cumplir con la ‘tramitología necesaria’, el año pasado fue cedido al Municipio.

Pese a esta buena noticia, los damnificados temen que el lote se pierda, pues en el documento de cesión hay una cláusula que dice que si las viviendas no se empiezan a construir antes de dos años, el predio vuelve a manos del Mindefensa.

“Uno de nuestros temores más grandes es que se lleguen los dos años y el proyecto no arranque.  Nosotros no vamos a dejar perder el lote y si en junio no inician las obras, le diremos al alcalde que nos dé el lote y nosotros mismos, a pica y pala, construimos las casas”, enfatizó Ovidio Osorio, quien ve en dicho predio la única posibilidad de volver a tener casa propia.

“Ha sido una lucha dura.  No sabemos si ha sido falta de voluntad del alcalde para la construcción de las viviendas, porque nos tienen con el cuento de que ya van a empezar las obras desde noviembre del año pasado y todavía nada”, dijo Ovidio Osorio.

La avalancha del 18 de mayo arrasó con varias viviendas de dos barrios de San Vicente de Chucurí, cobró la vida de 12 personas y dejó cientos de damnificados.  De momento las víctimas del desastre natural recibieron mercados, subsidios de arrendamiento y se construyó un puente en el casco urbano del municipio.

Sin embargo hoy, tres años después de la tragedia, tal parece que la lucha y el panorama desalentador para estas familias está por terminar, pues el alcalde de San Vicente de Chucurí, Luis Ernesto Esteban Macías, anunció que en un mes aproximadamente se iniciará con un proyecto de 64 soluciones de vivienda, y que luego se edificarán 144 casas más.

De acuerdo con el alcalde Esteban Macías, “con el Fondo de Adaptación hicimos la gestión para la construcción de 64 viviendas, que debe empezar en un mes aproximadamente.  El operador del proyecto es Comfenalco y por parte de la administración ya tenemos todo listo, estamos en manos del contratista para el inicio de la obra…”.

Ovidio Osorio manifestó que tiene conocimiento de subsidios de vivienda para 48 familias, y explicó que el proceso de selección de los beneficiarios ha sido riguroso y en algunas ocasiones injusto.

“Una familia completa murió en la avalancha, pero el señor y la señora tenían hijos a parte que no vivían con ellos. Los muchachos pidieron el beneficio de la vivienda y no se lo van a dar, porque los papás compraron la casa meses antes de la tragedia y una de las políticas es que debían ser propietarios como mínimo dos años.  Eso es injusto, porque uno no sabe que un desastre como ese va a pasar …”, acotó Osorio.

Además de las 64 viviendas cuya construcción iniciará en un mes, el alcalde agregó que con la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo se gestionó la construcción de 144 viviendas más.  Para este proyecto el municipio debe disponer de $4 mil millones para las obras de urbanismo (alumbrado público, alcantarillado, servicios públicos, entre otros).  Lo demás va por cuenta del ente nacional.

“Estamos haciendo un crédito con una entidad bancaria para realizar este proyecto.  Apenas tengamos el certificado de disponibilidad presupuestal y entreguemos la documentación y los recursos a la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo, quedamos a la espera de que ellos inicien con el proyecto”, explicó el alcalde.

De ser así, en el lote de seis hectáreas se construirían 208 viviendas, que solucionarían la necesidad de los damnificados de la avalancha del 18 de mayo de 2011, pero también a quienes fueron afectados por el invierno en el 2010.

VANGUARDIA