NoticiasPolicia

Ratko Mladic, el Carnicero de los Balcanes, condenado a cadena perpetua

El ex jefe militar de los serbios de Bosnia, Ratko Mladic, conocido como el carnicero de los Balcanes, fue condenado este miércoles a cadena perpetua tras ser declarado culpable de 10 cargos por genocidio, crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad por el Tribunal Penal Internacional para la exYugoslavia de La Haya.

“Por haber cometido estos crímenes, la cámara condenó al señor Ratko Mladic a cadena perpetua”, declaró el juez Alphons Orie.

Mladic fue evacuado de la sala del tribunal que anunció su veredicto este miércoles después de que, irritado y de pie, hubiera gritado a los jueces que mentían.

El juez del Tribunal Penal Internacional para la exYugoslavia (TPIY), Alphons Orie, ordenó que el exjefe militar de los serbios de Bosnia fuera evacuado tras haber rechazado una petición de la defensa para que interrumpiera la vista debido a la elevada tensión arterial de Mladic. “Ellos mienten, ustedes mienten. No me encuentro bien”, gritó el acusado.

Una guerra de 100.000 muertos

Más de dos décadas después de una guerra que dejó más de 100.000 muertos y 2,2 millones de desplazados entre 1992 y 1995, el exjefe militar de los serbobosnios, de 74 años, sigue suscitando opiniones encontradas en Bosnia.

Mladic, acusado por el TPIY de ser el “cerebro detrás del asesinato de miles de personas” e imputado por genocidio, crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra, sigue siendo un “ídolo” para muchos en la República Srpska, la entidad serbia en Bosnia.

Junto con su alter ego político Radovan Karadzic, fue un “arquitecto de la política de limpieza étnica” de una parte de Bosnia para crear un Estado serbio étnicamente puro, según el fiscal Serge Brammertz.

El TPIY, creado en 1993 en La Haya para juzgar a los presuntos responsables de crímenes de guerra durante los conflictos en los Balcanes, celebrará este miércoles “uno de los juicios más importantes de [su] historia”, antes de cerrar definitivamente sus puertas el 31 de diciembre.

La acusación pidió la cadena perpetua para Mladic. La defensa solicitó su absolución. El exjefe militar nunca reconoció su culpabilidad, si bien dijo lamentar “cada inocente muerto en todos los bandos, en todas las comunidades étnicas de la ex Yugoslavia”.

Un cobarde

Mladic, anciano y enfermo, sufrió tres infartos cerebrales, “puede morir en cualquier momento”, avisó su abogado Dragan Ivetic, que duda que Mladic pueda “entender de manera significativa” el alcance de la sentencia.

En los últimos días, la defensa intentó en vano aplazar el fallo histórico alegando la mala salud física y mental del general.

Munira Subasic, presidenta de la asociación de las madres de los enclaves musulmanes de Srebrenica y Zepa, recuerda que Mladic se consideraba como “un gran héroe serbio” en aquella época. “He oído que ni siquiera estará presente mañana [miércoles]. Un gran héroe convertido en un cobarde”, dice.

El TPIY imputó a Mladic el 25 de julio de 1995, días después de la masacre de cerca de 8.000 hombres y niños musulmanes en Srebrenica por la que se le acusó de genocidio.

También se le reprochan el secuestro de empleados de Naciones Unidas y el sitio de Sarajevo, que duró 44 meses y dejó 10.000 muertos, en su mayoría civiles.

Tras una larga huida, la policía lo detuvo en 2011 en casa de un primo suyo y fue transferido a La Haya. Su juicio duró más de cinco años.

La historia juzgará

Tantos años después del final de la guerra, la sentencia de este miércoles divide a la población de Bosnia, entre sed de justicia y brotes nacionalistas.

“Somos los testigos vivos y necesitamos descubrir la verdad”, afirma Munira Subasic, en la víspera del fallo del tribunal internacional. “Sin justicia, no hay confianza. Sin confianza, no hay reconciliación”.

Una reconciliación que se antoja complicada porque, como apunta el expresidente del Parlamento serbobosnio Momcilo Krajisnik, “será difícil arrancar (…) el odio nacido” en los años 1990.

Mientras tanto, en Serbia, Bosnia y Croacia, algunos políticos nacionalistas cierran los ojos ante la violencia del pasado y no dudan en incluir a criminales de guerra en sus listas electorales, denuncia el fiscal del TPIY.

“¿Cómo se puede tener una visión para el futuro de distintas comunidades si no se aceptan las fechorías del pasado?”, lamenta Brammertz, que confía sin embargo en que las nuevas generaciones cambien las cosas.

La defensa mantiene, por su parte, la misma postura de siempre: El de Mladic “es un juicio político”.

“La historia juzgará con distancia”, zanja el abogado Miodrag Stevanovic.

ELCOLOMBIANO