Urabà

MinCIT está comprometido con el apoyo a las víctimas del conflicto armado

Más de 43.000 empresarios víctimas del conflicto armado, que tienen unidades productivas y miembros de comunidades con protección especial constitucional, han sido respaldados por MinCIT gracias a la puesta en marcha de programas y acciones que no solo les han garantizado ingresos sostenibles, sino asistencia técnica, capacitaciones, acceso a activos productivos, entre otros.

Bajo lo establecido por la Ley de Víctimas (1448 de 2011) y como parte de las acciones del Sistema Nacional de Atención y Reparación Integral a las Víctimas para la construcción de la paz, el Ministerio ha asignado desde 2010 más de $90.000 millones para ejecutar 275 proyectos que buscan respaldar el avance de la política de atención y reparación.

En el marco del Día Nacional de la Memoria y Solidaridad con las Víctimas­, que se conmemora este lunes 9 de abril, cabe destacar que los programas del MinCIT ya generan impactos en sectores como textil y confecciones, cuero y calzado, artesanías, agroindustria, entre otros.

“Gracias a los programas que hemos diseñado no solo logramos el fortalecimiento productivo de los empresarios que han sentido los rigores del conflicto. También, promovimos su acceso a nuevos mercados”, señaló la ministra de Comercio, Industria y Turismo, María Lorena Gutiérrez.

Programas con resultados exitosos

Una de las iniciativas que llevó a obtener estos resultados fue el Programa de Inclusión de Mercados diseñado para optimizar el mejoramiento productivo, comercial y de capacidades asociativas de los empresarios que fueron víctimas del conflicto armado.

Bajo este programa fue impulsada la marca Vivimos Pacíficamente, un proyecto asociativo del sector de textiles y confecciones que a hoy ha respaldado a más de 1.500 personas. Este año el MinCIT destinará $2.000 millones más a ese exitoso modelo que ya comercializa variadas prendas de vestir a través de una plataforma electrónica.

El MinCIT también impulsó un modelo conocido como Microfranquicias, el cual permitió apostarle a la inclusión productiva en los segmentos de emprendedores más vulnerables. A través de iNNpulsa Colombia –entidad adscrita al MinCIT- se han adjudicado recursos por $550 millones para un proyecto en Cali y este año se espera destinar más de $5.500 millones para crear 180 unidades de negocio.

En línea con los proyectos realizados por el Gobierno Nacional, el Ministerio también dedicó parte de sus esfuerzos al despegue del programa Agricultura Familiar el cual –guiado por el Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto- ya permite la construcción de encadenamientos productivos entre asociaciones de agricultores familiares de numerosas regiones y empresas ancla. Los productores recibirán asistencia en mercadeo, equipos, registros, mejoramiento de productos, entre otros.

Entre este mes y mayo de 2018, a través de iNNpulsa Colombia, serán puestos en marcha 11 proyectos de Agricultura Familiar por más de $4.200 millones. Estos beneficiarán a 1.067 unidades agropecuarias en Cauca, Caldas, Putumayo, Antioquia, Cesar, Nariño, Valle del Cauca, Norte de Santander y Tolima.

Asimismo, este año también se espera respaldar a 1.164 unidades productivas de agricultores familiares con una convocatoria por $4.500 millones que será abierta por iNNpulsa Colombia y que busca que en las Zonas Más Afectadas por el Conflicto (Zomac) se impulsen desarrollos agroindustriales que permitan llevar productos a nuevos mercados.

Entretanto, el Ministerio ya avanza en el desarrollo de una Red Nacional de Proveedores para identificar las capacidades productivas agrícolas y agroindustriales existentes en los municipios Zomac (344 en total localizados en 28 departamentos). A hoy, fueron asignados $1.500 millones –en alianza con Confecámaras- para poner a andar un proyecto piloto compuesto por 600 pequeños productores y para dar a conocer los beneficios tributarios existentes para los empresarios que inviertan en las Zomac.

“Las Zomac se constituyen como una interesante oportunidad para promover encadenamientos productivos en el sector agroindustrial. Lo anterior nos va a permitir mejorar las condiciones de los pequeños productores y su consolidación como proveedores de calidad”, aseguró la ministra Gutiérrez.

Además, en enero pasado, se realizó el lanzamiento de la Alianza El Agro Exporta, en el marco de la cual se aunarán esfuerzos entre los ministerios de Agricultura y Desarrollo Rural y de Comercio, Industria y Turismo para llegar a mercados internacionales con productos del campo colombiano que tienen el potencial exportador.

Con este programa se benefician 11.000 agricultores de 200 municipios, los cuales van a recibir acompañamiento para mejorar la calidad, productividad y comercialización de sus productos. El 45% de estos beneficiarios se encuentran en 70 de las Zomac.

Financiación para las víctimas

Desde 2012 Bancoldex, en alianza con la Unidad de Victimas, ha creado un total de 6 líneas de crédito que al corte del 31 de diciembre de 2017 desembolsaron $8.528 millones de pesos en 372 operaciones de crédito. Con estos recursos se financiaron a 332 empresas de víctimas de la violencia en 68 municipios de 25 departamentos.

De otro lado, con recursos de portafolio de Bancoldex diferentes a las líneas en convenio con la unidad de Victimas, se desembolsaron recursos por aproximadamente $314.740 millones, en 95.661 operaciones de crédito aproximadamente, para 76.409 empresarios.

Grupos étnicos, fortalecidos

Como parte de la estrategia para fortalecer productiva y empresarialmente grupos étnicos como los ya mencionados, durante 2017 el MinCIT destinó $4.200 millones a 99 unidades poblacionales de 27 departamentos. Estas acciones lograron impactar a más de 3.400 personas en aspectos como formalización, aumento de la productividad, asistencia técnica, calidad de productos, entre otros.

Este año el Ministerio adelanta inversiones por $4.100 millones para fortalecer productiva y empresarialmente a los grupos étnicos del país. Estas acciones se harán por medio de 85 proyectos productivos y ocho eventos comerciales que impactarán a más de 2.800 personas.

Acciones en turismo

El Ministerio de Comercio, Industria y Turismo tiene en marcha el programa ‘Turismo y paz’, una estrategia para transformar 132 municipios afectados por el conflicto en destinos turísticos donde convergen diversos grupos poblacionales: mujeres cabeza de familia, jóvenes, comunidades étnicas, víctimas y sus organizaciones, excombatientes, residentes, población rural y población desplazada.

En desarrollo de este programa están en ejecución proyectos para la implementación de modelos de Gestión Estratégica de Turismo, Guiones turísticos, diseño del producto turístico de los destinos, rutas turísticas de paz, planes de Negocio en destinos de posconflicto, participación de los destinos de Turismo, Paz y Convivencia en la versión XXXVII de la Vitrina Turística de ANATO 2018, entre otros, con una inversión cercana a los $4.730 millones.

Los 132 municipios se priorizaron en tres categorías: los destinos piloto del programa ‘Turismo, Paz y Convivencia -que se inició en 2014-, los destinos emergentes y destinos del postconflicto.

“Involucramos a las comunidades que más se han visto afectadas por el conflicto para que desarrollemos un turismo sostenible que traiga beneficios económicos y sociales para estas regiones”, indicó la ministra Gutiérrez.

En la actualidad hay 11 municipios que han mostrado disposición a explorar el turismo como opción de reincorporación, reconciliación y desarrollo del territorio. Estos son Mesetas, Dabeiba, La Paz, Fonseca, Icononzo y Planadas (Tolima), Montañitas y San Vicente del Caguán (Caquetá), El Charras y Colinas (Guaviare) y Anorí (Antioquia).

Para garantizar que la empresa privada y las comunidades inviertan en los sitios afectados por la violencia, el Gobierno estableció incentivos tributarios para las personas naturales o jurídicas que decidan construir hoteles en los municipios con menos de 200.000 habitantes donde solo pagarán una tarifa del 9% del impuesto de renta por 20 años.

En estos municipios el Ministerio apoya la reconstrucción del tejido social en los territorios, la organización de las comunidades para garantizar un turismo competitivo mediante la conformación de esquemas de gobernanza y gestión de las acciones que en materia de turismo emprendan estos territorios.

Para lograr este objetivo, se han realizado mesas de trabajo en las 5 regiones piloto que han integrado a diferentes actores como entidades territoriales, empresarios, comunidades indígenas, víctimas del conflicto y excombatientes.

Gracias a ello, hoy se cuenta con 6 estrategias con proyección a 2021 para las cinco regiones piloto del programa de ‘Turismo, Paz y Convivencia’: Camino Teyuna, Urabá Antioqueño, Darién Chocoano, Sierra de La Macarena y Putumayo, al que se sumaron en 2017 cuatro nuevos destinos: Caquetá, Cauca, Montes de María y San Basilio de Palenque y Vichada.

Para fortalecer las capacidades y habilidades de la comunidad interesada en conocer y comprender las dinámicas del sector turístico desde la perspectiva territorial y empresarial, se inició el Curso ABC de Turismo en los Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación (ETCR), cada uno con duración de 1 semana. Se han realizado 3 cursos en Fonseca, La Guajira; La Paz, Cesar y Mesetas, Meta.

Cada curso ha contado con la participación de excombatientes (31) y víctimas del conflicto (16), quienes han definido planes de acción en turismo, productos y rutas turísticas e ideas de negocio que buscan desarrollar conjuntamente para garantizar un efectivo proceso de reincorporación y reconciliación.

Fuente: radiosantafe.com