Urabà

¡No más sangre y violencia!, claman en despedida de policía muerto en atentando

Cabe recordar que en Semana Santa fue la última vez que la familia de Jorge Luis Pacheco Solano lo vio con vida.

Según sus familiares estuvo de descanso en su casa de Sabanalarga y les manifestó a sus allegados que no quería regresar al peligroso Urabá, donde trabajaba como custodio de funcionarios de la Unidad de Restitución de Tierras.

Este viernes, días después de la Semana Mayor, sus familiares y amigos le dieron el último adiós, tras perder la vida por un atentado realizado por del Clan del Golfo.

Junto con Pacheco fueron ocho los policías que murieron el miércoles anterior en un atentado en la vereda El Tomate, en jurisdicción del municipio de San Pedro de Urabá (Antioquia)., quienes se encontraban en un vehículo que quedó destrozado a causa de los explosivos.

Los policías acompañaban a una comisión de la Unidad de Restitución de Tierras y el camión en que viajaban habría activado una carga explosiva que estaba enterrada en la vía.

De acuerdo con la información, el cuerpo sin vida del patrullero llegó ayer trasladado desde Medellín por un avión de carga de la Policía Nacional.

En el terminal aéreo Ernesto Cortissoz fue recibido por oficiales de la Policía Metropolitana de Barranquilla y la Policía del Atlántico.

El procurador General de la Nación, Fernando Carrillo, usó su cuenta de Twitter para condenar los hechos y, además, solicitar acciones contundentes por parte de la Policía y las Fuerzas Militares.

Se conoció que este atentado se trataría de una retaliación por parte de la organización que lidera alias ‘Otoniel’, como consecuencia de la baja de alias ‘El Indio’, su segundo al mando, quien murió luego de una operación coordinada entre la Policía y las Fuerzas Militares en el departamento de Córdoba, hace dos semanas.

Los familiares, amigos y colegas del policía muerto entre el dolor  e impotencia clamaron, no más violencia, sangre y llanto, basta de atentados en la fronteras, “no queremos que vuleva a ocurrir, es un dolor muy grande”.

Fuente: pasto.extra.com.co