Noticias

Se buscan alias “Siopas” y “Guacharaco” responsables de muerte de policías

La Fuerza Pública, especialmente la Policía Nacional, tiene entre sus principales objetivos a dos hombres conocidos con los alias de “Siopas” y “Guacharaco”.

Esos dos personajes, aunque delinquen en grupos armados ilegales diferentes, tienen algo en común: son los presuntos responsables de la muerte de 10 policías en el departamento de Antioquia, en dos hechos ocurridos en abril y julio de este año.

Para las autoridades, Wilmer Giraldo Quiroz, alias “Siopas”, es uno de los principales cabecillas de la subestructura Suley Guerra del Clan del Golfo en la región de Urabá, y sería quien lideró el ataque con explosivos a una patrulla de la Policía el pasado 11 de abril, en la vía que comunica a San Pedro de Urabá y Arboletes.

Ese día murieron el subintendente Fabio Sarmiento y los patrulleros Never SierraJohn GonzálezJosé PérezDarlin RodríguezJorge PachecoGiovanny RodríguezJosé Saade. Desde entonces, la búsqueda de los responsables no ha dado los resultados esperados, sin embargo los trabajos han sido sin descanso.

“Alias Siopas es el directo responsable de la muerte de nuestros hombres y lo que podemos asegurar es que tenemos gran parte de nuestro personal en esa región de Urabá tras sus huellas. Caerá en cualquier momento, al igual que los integrantes de la estructura que maneja”, aseguró el general Jorge Luis Vargas Valencia, director de la Dijín.

Por este hecho, el Ministerio de Defensa ofrece una recompensa de hasta 100 millones de pesos, para la persona que ayude con la ubicación de quienes están tras el ataque. “Esos criminales deben tener claro que este crimen no va a quedar impune”, afirmó, días después del atentado, el general Gustavo Moreno, director de Carabineros de la Policía.

Eln, también responsable

El pasado 13 de julio, en una emboscada del Eln en el corregimiento de Puerto Valdivia, Valdivia, murieron el intendente Alexánder de Jesús Hernández Álvarez, y del subintendente, Rafer Stith Baldovino Muñoz.

Para la Fuerza Pública, la acción fue obra de la compañía Héroes y Mártires de Tarazá del Eln, la cual es liderada por alias “Guacharaco”.

Desde el momento del crimen, Policía, Fiscalía y Ejército, movilizaron más de 200 personas a la zona donde ocurrió el ataque para ubicar a los guerrilleros.

“Tenemos personal de fuerzas especiales, de investigación criminal e inteligencia cerrándoles el cerco a los responsables de ese cobarde crimen. Las familias de nuestros policías asesinados deben saber que no vamos a descansar hasta que demos con esos delincuentes”, dijo el general Carlos Rodríguez, comandante de la Región 6 de la Policía.

El oficial agregó que por este crimen, al igual que el ocurrido en Urabá, se ofrece una recompensa de hasta 100 millones de pesos por información que ayude a ubicar a los homicidas de los policías.

Ya eran buscados

Aunque sus nombres salieron a la luz pública por estos atentados a la Policía, tanto “Siopas” como “Guacharaco” ya eran objetivos de vieja data.

Al cabecilla del Clan del Golfo se le busca, al igual que todos los integrantes de esa banda criminal, con la operación Agamenón, mientras que al comandante de compañía del Eln, el Ejército lo persigue con la operación Relámpago Rojo, que busca dar con los miembros de esa organización insurgente.

“Por un lado o por el otro tenemos gente tras esos delincuentes. Agamenón tiene un personal que los busca, igual con Relámpago Rojo, además está el personal designado para esclarecer los ataques y si les sumamos las recompensas, que normalmente calan es en los mismos subalternos de los cabecillas, podríamos tener buenos resultados en el corto plazo”, explicó el general Rodríguez.

FUENTE EL COLOMBIANO