Urabà

Expertos criminalistas llegan a Vigía del Fuerte a investigar muerte de bebé

Pasaron 120 horas para que las autoridades pudieran llegar a Isleta, una vereda de Vigía del Fuerte, a 5 horas en canoa del casco urbano, donde la comunidad denunció, el jueves pasado, el atroz crimen de un bebé de 5 meses de nacido.

Durante el tiempo, cinco días y unas horas más, el miedo ha convivido con los habitantes de ese apartado, en jurisdicción del Urabá, límites con el municipio de Urrao, a orillas del río Arquía.

El defensor del Pueblo de Chocó, Luis Murillo, confirmó este lunes que una delegación de Policía y Fiscalía, con expertos criminalistas, se desplazó a la zona para iniciar la investigación y corroborar la información de habitantes que aseguran que al niño le arrancaron el corazón, un brazo y le cabeza.

“Queríamos, ayer mismo (domingo), hablar con líderes de la comunidad y la madre del menor, y los esperábamos en Vigía, pero al llegar la misión de Dijín y CTI, tuvimos que llamarla y decirle que no saliera de Isleta, para que pudiera recibir a los investigadores”, comentó Murillo.

Hasta la noche de este lunes las autoridades continuaban en la vereda, haciendo entrevistas y tomando pruebas en el sitio donde fue hallado el bebé, una trocha a la que se llega luego de caminar casi una hora.

Mientras tanto, Murillo indicó que la comunidad está sumida en la zozobra y que, espera, este martes puedan iniciar el acompañamiento sicosocial a la madre y un niño de 8 años, hermano de la víctima.

“Confiamos que, luego de recoger las pruebas, lleven el cadáver a Bogotá para hacerle la investigación”, afirmó.

Hipótesis son mitos

El secretario de gobierno de Vigía, Yeiver Pres Victoria, dijo que aún no hay una explicación real sobre lo sucedido.

Revelo que, de acuerdo con versiones de la comunidad, la niña, un día a antes de ser asesinada, había sido sacada por desconocidos de su casa y amaneció, abandonada, en un rastrojo cercano. “La gente habla de un hombre sin cabeza andando por la zona, pero son mitos que se tienen en la zona. Todo está por esclarecer, dijo.

Victoria, señaló que líderes de Isleta comentaron que en 2010 se reportaron hecho similares al sucedió con la niña, en ese mismo territorio.

Concluyó que el cadáver del niño fue enterrado por familiares y habitantes, por lo que la Fiscalía tendría que hacerle una exhumación.

FUENTE: www.elcolombiano.com