Urabà

Gobernador Luis Pérez anunció 500 km de ciclorruta en Antioquia

El 13 de enero de este año el gobernador de Antioquia, Luis Pérez, anunció a los medios en el Oriente que en esta región estaban financiados 300 kilómetros (km) de ciclorruta. Tres meses después, el 4 de abril, afirmó en entrevista con La República que serían cerca de 500 km los que su administración dejaría en todo el departamento; sin embargo, en el Plan de Desarrollo 2016 – 2019 solo aparecen proyectados 100 km.

Por otro lado, EL COLOMBIANO, el pasado 9 de mayo, informó que, según cifras de Indeportes Antioquia, para finales de este año debían estar en ejecución o en proceso de licitación 168 km, para lo cual la inversión era de $99.833 millones.

“Cuando pedí información a la Gobernación no me hablaron de 500 km. Solo espero que cumplan la meta, la que sea que tengan, pero que no se trate de cualquier obra sino que responda a estándares que garanticen la seguridad del ciclista”, criticó Mauricio Mesa, coordinador del colectivo Siclas en Medellín.

Anotó que ya cursa el tercer año de gobierno y hay dudas sobre dónde se están construyendo las ciclorrutas, cuántos kms están ejecutados y cuáles son sus especificaciones técnicas.

Indeportes responde

René Jaramillo, coordinador de proyectos especiales de Indeportes Antioquia, indicó que a estas obras de infraestructura para bicicletas en las regiones las preceden muchas tareas, entre ellas la gestión predial, porque hay lotes que han sido invadidos o son privados y requieren entrar a procesos que se pueden demorar.

“Otro asunto es que la topografía en algunos de los trazados es compleja. Por ejemplo, no todo el Oriente es plano, sino que hay cortes de terreno que se deben trabajar con más detenimiento”, dijo.

En los proyectos que están en ejecución, en licitación, en estudios y diseños, y otros para ser desarrollados en convenio con los municipios, las cifras entregadas por Indeportes suman 143,5 km, diferente a lo entregado hace cinco meses (168 km sin contar obras en el Valle de Aburrá).

Sin embargo, Jaramillo señaló que la idea es superar la meta y buscar nuevas alianzas para construir más ciclorrutas. Anotó que “entre todas las etapas en las que se encuentran los proyectos esperamos dejar mínimamente 200 km”.

Entre 2016 y 2017 no hubo ni un solo kilómetro construido por la Gobernación, aun así la Empresa de Vivienda de Antioquia (Viva) está vinculada en algunos de los tramos que están en obras en regiones como el Occidente, Oriente y Urabá, en las que iniciaron este año con estudios de suelo y gestión de predios.

Mesa señaló que les gustaría que la ciudadanía tenga la posibilidad de conocer mejor el plan de las ciclorrutas para Antioquia. “Necesitamos saber para poder aportar, apoyar y ser veedores de la construcción”, expresó.

¿Dónde están las obras?
Los 500 km anunciados por el gobernador Luis Pérez no alcanzan con los trayectos reportados en el informe presentado por Indeportes, incluso de los 300 km que dijo estaban financiados en el Oriente, solo aparecen 82.2 km.

Jaramillo indicó que en este momento están en construcción cinco trazados en Urabá, Occidente, Oriente, para sumar un total de 38.7 km, y en los cuales se invierten $54.994 millones.

En licitación aparecen 33.8 kilómetros en Urabá, Occidente y un tramo en el Valle de Aburrá (Unidad Deportiva Tulio Ospina – Niquía – Hatillo), para los que hay recursos por $41.947 millones.

“También tenemos un tramo que está a la espera de asignación de recursos del fondo de regalías, alrededor de $16.000 millones para conectar Apartadó – Currulao y El Tres (14,25 km). Ya está diseñado y la idea es que sea aprobado a mediados de noviembre”, comentó Jaramillo.

En etapa de estudios y diseños, Indeportes informó que en el Oriente hay 43,1 km, mientras que para trabajar en convenio con municipios hay otros 11,7 kms en la región a los que se suman 2 km en Apartadó.

Por fuera del informe presentado, Jaramillo destacó que está en estudio una conexión de ciclorrutas entre La Pintada y Puente Iglesias (Suroeste antioqueño), que podría construirse a la par con la Autopista Pacífico 2. “Es relativamente más fácil porque se desarrollaría con la concesión y puede ser una obra complementaria a la vía”, dijo.

Mesa cuestionó que muchas de las ciclorrutas proyectadas se promocionan como un espacio para hacer deporte, cuando el límite de velocidad en estas es de 25 km/h, lo que obligaría a los ciclistas de entrenamiento a bajarse a la vía con el resto de vehículos.

Esto lo reconoció Jaramillo y explicó que esta infraestructura no tiene tanto un carácter deportivo, sino conectar territorios en las regiones y aportar a la movilidad sostenible.

Además, anotó que para garantizar la seguridad respetarán los manuales del Ministerio de Transporte, construirán los retiros que sean necesarios, habrá señalización vertical (hitos) y horizontal (pintura), y manejarán un mínimo de 2.70 metros de ancho en las ciclorrutas.

Fuente: http://www.elcolombiano.com

Fuente