Urabà

Hospital de Apartadó poco a poco vuelve a la normalidad

En proceso de empalme está la IPS Promedan (Promotora Médica y Odontológica de Antioquia), nuevo operador del hospital Antonio Roldán Betancur del municipio de Apartadó, el cual entró a ocupar el lugar que dejó la IPS Universitaria desde las 12 de la noche del martes 15 de enero; es por ello que poco a poco va volviendo a su normalidad, pues se reabren los servicios ya que están llamando al personal que se había separada de sus cargos.

La Alcaldía de Apartadó y Promedan llegaron a un acuerdo para iniciar la operación el miércoles 16 de enero y de ese modo firmaron un contrato por cinco meses.

Los médicos ya fueron revinculados, así como la mitad de las enfermeras en jefe y la mitad de las auxiliares, cargos que próximamente se terminarán de llenar. Se estima que serán  alrededor de 500 trabajadores los que volverán a laborar allí.

Entre tanto, las empresas tercerizadoras laborales aún les deben el sueldo de diciembre y lo que va de enero a los trabajadores, quienes no estaban vinculados directamente con la IPS Universitaria, sino a través de los mal llamados sindicatos.

Igualmente, a las auxiliares de enfermería no les han pagado la prima de Navidad.

Estos trabajadores el martes firmaron un nuevo contrato laboral con Promedan en el que se incluyó una cláusula que indica que una vez se acabe el contrato entre este operador y la Alcaldía de Apartadó, se acabará la contratación con este personal.

Por su parte, Savia Salud informó en un comunicado que garantiza la continuidad del acceso a la prestación del servicio en esa localidad urabaense. Que a partir del 16 de enero de 2019 su población afiliada allí seguirá siendo atendida por el nuevo operador del Antonio Roldán Betancur.

La EPS y la IPS firmaron “un contrato en condiciones de transparencia y juego limpio para la totalidad de la atención básica y la complementaria en los alcances del Hospital”.

Asimismo aclara el comunicado, que los afiliados no necesitan realizar algún trámite o procedimiento adicional para acceder a los servicios, también recibirán las mismas atenciones en los servicios de salud.

Finalmente, ratificó el acompañamiento a los afiliados en este proceso de cambio.

Cabe recordar que la IPS Universitaria dejó de operar el hospital debido a los problemas económicos que le impidieron garantizar la prestación de los servicios de forma óptima y oportuna. Además, a finales de diciembre de 2018 se declaró la emergencia hospitalaria de la IPS por los embargos a las cuentas institucionales, los contratos y los créditos.

Fuente