EconomiamedellinNoticiasUrabà

Autoridades en Necoclí dicen que no pueden atender llegada masiva de migrantes

Sin una ruta clara y poco apoyo de las autoridades nacionales, la alcaldía de Necoclí atiende la emergencia que involucra a más de 500 migrantes de diferentes nacionalidades, que permanecen estancados en las playas por la negativa de los lancheros a transportarlos hasta la frontera con Panamá.

Sandra Julio Santos, secretaria de gobierno de esta localidad ubicada en el Urabá antioqueño, manifestó que por tratarse de un municipio de sexta categoría, no cuentan con recursos suficientes para atender una situación como estas ya que “no hay una ruta establecida que nos diga cómo debemos actuar”.

Pese a que los habitantes del municipio han sido solidarios con el grupo de migrantes que ocupa más de un kilómetro de playa, algunas personas ya manifestaron su incomodidad. Fuentes consultadas por RCN Radio sostienen que “ estas personas están haciendo sus necesidades en zona pública y hasta en las lanchas, pero es porque no tienen donde más hacerlas. Hemos sabido de casos en los que les cobran hasta $2.000 por un ingreso al baño”.

El último censo oficial hecho este martes, daba cuenta de por lo menos 360 personas, pero en las últimas horas han llegado más extranjeros que pasan las noches en carpas improvisadas y a la espera de que se normalice el transporte por vía marítima.

Según la secretaria de gobierno “no sabemos hasta dónde podemos ayudar sin que eso se convierta en un delito relacionado con el tráfico de personas, pero es que no tenemos claridad”.

Algunos de los ciudadanos provenientes de Cuba y de varios países africanos ya presentan dificultades de salud como resfriados y afecciones en la piel como consecuencia de las complejas condiciones en las que pasan los días sin que puedan llegar a su destino. En el hospital San Sebastián de Necoclí permanece activada la alerta amarilla como medida preventiva para la atención de pacientes.

La crisis es conjunta y se origina en Acandí, Chocó; en esta localidad, los lancheros están en paro, en señal de protesta por la falta de luz en el municipio. La alcaldesa Lilia Córdoba también está buscando apoyo del gobierno central y de Migración Colombia para que acudan a la zona y ayuden a solucionar cuanto antes el estatus de este grupo de migrantes entre los que hay niños y adultos mayores.

 

www.rcnradio.com