Noticias

Ejercito capturó a cinco presuntos integrantes del Clan del Golfo

Las autoridades en Antioquia dieron un fuerte golpe a la estructura del Clan del Golfo en el Urabá antioqueño. Después de más de tres meses de inteligencia militar, tropas del Ejército Nacional, en un trabajo coordinado e interinstitucional con la Policía Nacional y la Fiscalía, realizaron la captura de cinco presuntos integrantes del Grupo Armando Organizado Clan del Golfo.

En una primera operación militar, en el corregimiento de Belén de Bajirá, del municipio de Riosucio, Chocó, lograron la captura alias David o El Paisa, quien sería cabecilla financiero de la subestructura Javier Yépez Cantero del GAO Clan del Golfo, además, realizaría coordinaciones de compra de material bélico e intendencia con el dinero recaudado producto de las rentas criminales, en el departamento de Córdoba.

En una segunda acción, lograron llegar hasta la zona urbana de los municipios del Apartadó y Carepa, Antioquia, para dar con la captura de cuatro sujetos, identificados como alias Wilder, Ever, Henry y alias Eddy, quienes estarían al servicio de la subestructura Carlos Vásquez, del mencionado grupo ilegal.

Los capturados fueron dejados a disposición de las autoridades competentes, y deberán responder por los delitos de concierto para delinquir agravado, extorsión, al igual que fabricación, tráfico y porte de armas de fuego, partes o municiones.

Con este importante resultado, el Ejército Nacional logra afectar el cumplimiento de los planes financieros ilegales basados en el narcotráfico, como también el canal de comunicación con carteles extranjeros y los grupos armados organizados residuales que delinquen en el país.

Golpe a la minería ilegal

En un megaoperativo contra la minería ilegal se golpeó a los dos grupos que comandan la delincuencia en el departamento de Chocó: Ejército de Liberación Nacional (ELN) y el Clan del Golfo. Ambos bandos perdieron diez socavones y nueve maquinarias amarillas.

La operación fue bautizada por la Policía Nacional como “Castellano XXI, XXII y XXIII” y calificada por la institución, junto al Ejército y la Armada, como una de las más certeras que se ha dado en la región para frenar la explotación irregular de yacimientos mineros.

Los elementos fueron hallados en los municipios de Río Quito, Cértegui y Nóvita. En esos sectores están asentadas las organizaciones delincuenciales por el amplio terreno que tienen para explorar. Principalmente, desde este sector se produce oro.

Seis minas fueron intervenidas. En la selva encontraron un dragón tipo brasilero: máquina de grandes proporciones que reemplaza las tareas humanas en la extracción. También tres dragas y dos motores empleados para la explotación ilegal.

Estos elementos pertenecerían a los brazos armados ilegales de las Autodefensas Gaitanistas de Colombia, como también se hace llamar el grupo que comandó alias Otoniel, y el frente Manuel Hernández del Ejército de Liberación Nacional.

Las afectaciones fueron calculadas por la Policía Nacional. Los investigadores sospechan que los saldos negativos que le deja esta operación a los delincuentes serían superiores a los 3.570 millones de pesos, solo sumando los elementos incautados.

Sin embargo, los beneficios económicos también llegarían por cuenta del cobro de extorsiones a los mineros informales de la región. La investigación pondría en evidencia que las exigencias serían del diez por ciento de lo producido.

“La Policía Nacional continuará realzando labores de control en las diferentes localidades, con el fin de afectar las finanzas de los grupos irregulares con accionar delictivo en esta zona del departamento y contrarrestar la explotación ilícita de yacimientos”, dijo la fuerza pública.

La minería es el principal músculo financiero que sostiene la lucha criminal del Ejército de Liberación Nacional y el Clan del Golfo en Chocó. Además, cobra alto valor para ellos las rutas por donde circulan las cargas del narcotráfico y dinero en efectivo.

FUENTE REVISTA SEMANA